Reseña: Revlon en Ruby Ribbon

Esperé que Abuela saliera a misa para ir al jardín y cortar, por fin, esa flor. La enredé en mi trenza y me miré al espejo. Una gotita de rocío se deslizó desde los pétalos hacia mi pelo.

De El Jardín

Con este esmalte me pasaron unas cuantas cosas extrañas aun antes de tenerlo.

Si vienen leyendo este blog, ya saben que me teñí el pelo y me fue mal. Lo que no saben es que me fue tan mal que terminé tomando corticoides para controlar la reacción alérgica que me provocó la tintura. En esa situación descubrí que no hay glamour en la corticoterapia oral. Dicho de otra forma, las pastillas me cayeron terrible.

Volviendo del médico en ese estado de miseria física y mental, se me ocurrió entrar a un sucucho bastante viejo que hay en mi ciudad, de esos que mezclan ropa ochentosa y cara para señoras ancladas en un pasado mejor, bijouterie dorada y cosméticos random. La doña que me atendió, acostumbrada a clientas más dóciles y menos informadas, no solo pretendió venderme este esmalte a 48 pesos argentinos (una estafa), sino que también intentó hacer pasar una sombra también Revlon con packaging del año del zoquete como si fuera nueva, con precio igualmente irrisorio. En otro momento y con otra acitud, me habría puesto la capa justiciera, pero con el estómago tratando de escaparse de mi cuerpo no hubo lugar para valentías.

Indignada, me arrastré hasta una farmacia cercana y volví a pedir por este esmalte. Sorpresa, o en realidad no, pagué solo $28,50. Hagan las cuentas. Sí, la señora del sucucho es todo eso y más.

Ruby Ribbon tiene una base mate, como Emerald City, y miles de nanopartículas brillantes, como casi todos los esmaltes nuevos de Revlon. En este caso, un rojo aciruelado (!) con destellos rojos y plateados. La fórmula es buena, permite control en la aplicación y seca bastante rápido. La primera mano es despareja, la segunda cierra el negocio. Es decir, es como los últimos esmaltes de Revlon.

El color, como ven, es precioso. Ahora bien, en mis manos no termina de quedar bien. Destaca todos los subtonos rojos y marrones que tengo en las manos y, créanme, no es un efecto bonito. Confío que cuando el Maldito Bronceado termine de irse quede un poco mejor. De ilusiones también se vive. Debido a este pequeño problema, no puedo decirles cuánto dura porque me lo saqué a los dos días. Tengan en cuenta que estos esmaltes, para lucir en toda su gloria mate, deben usarse sin topcoat, lo que implica una duración menor.

Resumiendo: damiselas con piel pálida podrán lucir este esmalte con más gracia que yo. Quizás también doncellas de piel más oscura. Quién sabe.

Anuncios

5 pensamientos en “Reseña: Revlon en Ruby Ribbon

  1. Me encantó este color. Aunque no tengo piel pálida, asi que no creo que me favorezca jaja Hace mucho que no me compro esmaltes, ya me diste ganas! jaja

    Besooo

  2. Pingback: Reseña: Revlon en Fire Fox « Caprichos Esenciales

Comentar es gratis y hace bien. Bah, no sé, fijate.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s