Reseña: Evil Shades en Devilista

Desde el tren podía ver cuán distinto era todo.  La gente, las casas, las tiendas. Se sintió minúscula de repente, y advirtió cómo se esfumaba la audacia que la había empujado a dejar atrás el pueblo.

De El viaje

Les conté, más o menos por acá, que me había arriesgado a pedir labiales fuera de mi esquema mental como quien se anima a probar cosas nuevas. Es fácil sentarse frente al monitor, hacerse la audaz y decir Yo me banco este rojo y todos los que quieran venir. Después una se olvida, sigue con su vida como tal cosa, hasta que un día viene el cartero con el pedido. Llega el rojo a casa y una, que no sale del brillo nude, se dice ¿Y ahora?

Ese fatídico ahora, en mi caso, consistió en buscar un pincel de labios, tomar un poquito así de producto y ver qué pasaba. Varias cosas me jugaban en contra: mi absoluta inexperiencia con labiales rojos, mi impericia a la hora de pintarme con pincel y la curiosa disposición anatómica de mis labios. No se asusten, están entre la nariz y el mentón como corresponde, pero tienden a protuir de manera poco elegante, por lo que siempre huí de los colores descarados (aunque en mi adolescencia tardía pasé por una fase de labiales marrones rojizos que preferiría olvidar).

El resultado me gustó. Es cierto que lo usé casi como un tinte, apenas una capita para dar color (cosa de no espantarme en el primer intento), pero quedó lindo. La fórmula está muy buena para trabajar con pincel y no se desparrama fácil, por lo que el control está asegurado.  Es importante destacar que no son de alta duración, pero se esfuman de manera elegante, como cuando una está en una reunión aburrida y va acercándose discretamente a la puerta con cara de Qué bien la estoy pasando. Supongo que con otra capita conseguiría un rojo in your face, pero todavía no estoy preparada para ese paso. Cuando me anime, les muestro.

Cabe aclarar que la muestra de labial es bastante generosa, como pueden apreciar en la foto inferior, y yo usé un nanogramo de producto para conseguir lo que vieron más arriba.

Resumiendo: si los rojos son lo tuyo, es super aconsejable. Y si sos como yo y tendés a aferrarte a la discreción labial, es un excelente producto para empezar a romper el cascarón.

Anuncios

4 pensamientos en “Reseña: Evil Shades en Devilista

  1. Sabes que yo, en mi vida me pinte los labios, son bastante carnosos y siempre me molesto mucho que se notaran tanto en mi cara bastante chica, el tema es que viendo tantos labios rojos por ahi, me decidi y compre uno de rimmel, divino en su envase fuccia metalizado… el tema es que lo pruebo, me gusta, y cuando estoy por salir a la calle voy rapido a sacarmelo, es mas fuerte que yo jajajaja.
    Romina.

    • ¡Y sí, el pánico escénico nos gana! La próxima vez, en vez de sacártelo del todo, bajalo con un pañuelito de papel o una servilleta. Que quede como un tinte, digamos. Hice eso la semana pasada (porque como vos decís una cosa es estar sola en casa y otra salir a la calle) y me sentí más tranquila. No era WOW ROJO, pero estaba ahí el color.
      ¡Besotes!

Comentar es gratis y hace bien. Bah, no sé, fijate.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s