Reseña: Super Liner Luminizer de L’oréal en Black Amethyst

Hace rato que no entraba a comprar a mi perfumería amiga. El hecho de que la mayoría de mi maquillaje me llegue por correo me está haciendo un poco vaga.

Aprovechando que hoy la temperatura bajó de Infierno Total a Horno Medio en mi provincia, salí a ver qué había de nuevo en el mundo. En el mundo del maquillaje, claro. Había leído en lo de Carina sobre los nuevos labiales mate de Maybelline y decidí ir a verlos in situ para ver qué onda. 

_ Momento. El título dice que vas a hablar de un delineador de L’oréal.

_ Es cierto.

_ Pero ahora nombraste labiales de Maybelline.

_ Ajá.

_ ¿Entonces?

_ Paciencia, por favor.

Sigamos.

Estaba quien escribe, o sea yo, sin terminar de decidirme sobre el tono de un labial (ya se enterarán qué pasó con eso), cuando vi el display de L’oreál con la respuestas a todas mis plegarias. No, no una nariz más linda ni una casa en los Alpes Suizos. Sí un delineador líquido morado.



_ Por fin.

_ ¿Ves?

Mientras un haz de luz caía directamente sobre mi frente y un coro de ángeles cantaba a mi alrededor, la Joven del Mostrador me mostró el delineador en cuestión. Lindo lindísimo, oscuro pero brillante, Black Amethyst se encolumna en esos productos diseñados para destacar un color de ojos en particular. En este caso, los hazel eyes, color difícil de describir, entre verde y marrón, con un poco de dorado. ¿Serán los famosos ojos color miel? Andá a saber.

Como sabrán a esta altura de la vida, mis ojos lejos están de la miel y otras tonalidades doradosas. Pero yo quería un delineador morado, las reglas están para romperse y etcétera etcétera. Así que Black Amethyst y yo volvimos juntos a casa (con más compañía, pero eso es otro cantar).

El delineador tiene un envase copado, afirma ser de larga duración y necesita ser agitado antes de su uso. Esto último marca la diferencia entre un delineador comunacho y la gloria. Gana en brillo y textura. Hermoso. La punta es muy fácil de maniobrar. Firme y larga, permite hacer líneas finas y gruesas. Es bien opaco, así que si querés hacer apenas una línea fina para enmarcar las pestañas, alcanza con una sola pasada. Todo esto siempre y cuando, insisto, lo agites como corresponde.

_ Shake it, baby!

_ Pordió.

Mientras hacía el test drive del delineador pasaron dos cosas que hablan bien de la durabilidad del producto. Primero me entró una pestaña en el ojo derecho, que fue terriblemente difícil de sacar. Lagrimeo y todo, el Super Liner ni se inmutó. Después, mientras veía tutoriales en YT, tuve a bien pasarme la mano por el ojo en reiteradas ocasiones, olvidada de estar maquillada. El delineador, ni mú.

Resumiendo: ideal para reemplazar al delineador negro, restando rigidez sin resignar definición. Me encanta me encanta me encanta. ¿Se nota? Y ustedes, ¿ya lo probaron? ¿Qué esperan? ¡Vayan, que es de edición limitada!

Anuncios

3 pensamientos en “Reseña: Super Liner Luminizer de L’oréal en Black Amethyst

  1. Pingback: Reseña: Maybelline en Teddy Bear « Caprichos Esenciales

Comentar es gratis y hace bien. Bah, no sé, fijate.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s